www.biodescodifica-t.com

LUIS PALACIOS Y YOLANDA S. JIMÉNEZ …TERAPEUTAS EN BIONEUROEMOCION-BIODESCODIFICACION CP1-CP2-CP3-CP6... PNL… HIPNOSIS ERICKSONIANA… SAAMA… KINESIOLÓGIA HOLISTICA… REGISTROS AKASHICOS…THETAHEALING…PSYCH-K…METODO YUEN…PSICOTERAPIA PRANICA…REIKI… … TERAPIA PRESENCIAL Y POR SKYPE … TEL: +34.652.060.777 … Mail: biodescodifica-t@hotmail.eshttp://biodescodifica-t.com

martes, 15 de enero de 2013

Entrevista a José Vaso, Psicogenealogista Clínico y Bioterapeuta Cuántico



Entrevista de Beatriz Ramirez. (Publicada en enero de 2013 en “Plural”, revista en vanguardia del bienestar, la cultura y la conciencia).

José Vaso se autodenomina como un constructor de puentes entre realidades; Un insaciable buscador que dejó de buscar para poder encontrar, después de una vida dedicada a re-conceptualizarlo todo, en un mundo extraño donde nada parecía ser lo que era, donde encontrar un punto de anclaje o inflexión se manifestaba como una tarea de locos. Muchas veces necesariamente en solitario y casi siempre alternando ocupaciones artísticas como la pintura o la música con la filosofía o la metafísica, acaba por encontrar un espacio donde desenvolverse a caballo, entre lo que él mismo asume en denominar la “Bioterapia Cuántica” y la Biodescodificación, como recursos para reconducir todo un vasto y arraigado sistema de creencias, que cada vez se muestra más latente por evidente, como generador de todo aquello que hemos acordado en denominar “la enfermedad”, la toxicidad emocional o las carencias existenciales.

BR.- ¿A qué te refieres con la idea de dedicar una vida a re-conceptualizarlo todo?

JV.- Cuando percibes, desde lo más profundo y como una apremiante necesidad, volver a pasar por una inevitable criba que cada vez se topa con nuevos inconvenientes, salen a colación, como un todo relacionado, esos conceptos en los que la sociedad y el mundo se sustentaron como una malla, férreamente entretejida, en la que tirar de uno sólo de sus hilos supuso y supone desentramarla al completo, no sin antes agarrarse bien fuerte a lo que poco a poco fue surgiendo como una asidero, algo mucho más profundo y seguro que siempre estuvo ahí, y cada vez ha ido tomando todo su cuerpo y forma. Algo inmenso que se escondía tras el telón.

BR.- Uff… Esta respuesta ya da para mucho, pero por el momento me centraré en tu introducción para continuar con un hilo conductor:

¿Un mundo extraño donde nada parecía ser lo que era?

JV.- Un mundo extraño donde el respeto por todo lo vivo brillaba por su ausencia, un mundo donde se celebraba una fiesta por cada matanza consensuada, un mundo donde la programación y el miedo lo impregnaba todo, donde la represión y la manipulación de nuestros más elementales valores, se hallaban “campando por sus respetos”… Si… un mundo que ahora podemos reconocer como enajenado, una especie de manicomio, donde los guardianes se erigieron y sostuvieron como sus habitantes más comunes, entre funcionarios y policía, jueces y magistrados, dispensadores de “la salud”, (física y mental), “educadores”, y un interminable carrusel de máscaras al servicio de “no sabemos quién”, pero que ahora desfilan y se dejan ver desde la desnudez de sus ataviados y etiquetados códigos ancestrales.

BR.- José… ¿Cómo has conseguido encontrar ese punto de anclaje o inflexión en ese “mundo tan extraño”?

JV.- resumiendo muchísimo, porque esto daría para casi un libro, todo fue manifestándose, en un proceso sincrónico, donde cada nuevo estado de vacío o desequilibrio creaba un nuevo eslabón, de una cadena que me llevó, y hablo a título personal, a encontrarme con ese “algo”, que ahora puedo reconocer como lo que siempre fui, escondido en un escenario tras muchas capas.

BR.- Intuyo que hay que ser un verdadero artista para comprender en su totalidad la física cuántica…

JV.- La idea científica demostrada, teoría capaz de trastocar la raíz de un milenario paradigma, aquello que aceptamos como todo lo conocido, es impresionantemente creativa, partiendo de la base, mucho más radical de cuanto pudimos llegar a sospechar o imaginar, de que “todo cuanto vemos, percibimos y sentimos”, corresponde, Sine Qua Non, a una creación mental nuestra.

BR.- ¿Estás diciendo que el estado del mundo y todo cuanto vemos, se debe a una creación nuestra y que nunca lo hemos sabido?

JV.- Esa ha sido la gran artimaña a través de la cual pudimos ser manejados.

Hacernos pensar que el mundo era un lugar inamovible, que ya “era así” antes de venir nosotros y que toda la bajeza humana estaba bien respaldada por todo tipo de “teorías científicas”, creaciones históricas que nos inculcaron desde niños, dentro de nuestras propias casas y siguiendo un protocolo de ausencias inocentes, a través del cine, de la comunicación, de los movimientos sociales y de cada pequeño detalle; a través de cada costumbre y cada información aceptada como válida. Ahora sabemos que todo es plástico, que no hay ningún prototipo real establecido y que los verdaderos co-creadores, sostenedores e impulsores de todo, absolutamente todo, hemos sido nosotros como “proyectores cuánticos” sellando un holograma.

BR.- ¿Eso quiere decir que la Bioterapia Cuántica es creativa?

JV.- Desde el momento en que tomamos contacto con un universo básicamente emocional, donde todo proviene de una re-creación de una creación codificada, y en donde el “milagro”, se produce como un recurso inconsciente que acude, en forma de elemento creativo en todo su esplendor: “LA ENFERMEDAD”, todo el proceso de interceptación y toma de conciencia sobre el mismo, habrá de ser tan creativo, como mínimo, como el propio recurso creativo que la conformó.

BR.- ¿De dónde proviene esa creatividad?

JV,- Esa creatividad proviene de la fuente multi-potencial de posibles asumibles, desde un espectro ilimitado al que podemos llamar desde dios hasta el actual doble cuántico de Garnier. Toda una nueva manera de identificarnos con un yo-atemporal, que en su forma inconsciente bien conoce nuestras mejores posibilidades y respuestas; aquellas que interceptamos como inspiraciones, creaciones o informaciones que provienen de un universo intangible, cada vez más perceptible en cuanto se activa la conexión.

BR.- ¿Me podrías explicar cómo se puede re-actualizar un sistema de creencias?

JV.- Es sin duda el “hueso más duro de roer”, porque una idea puede ser más dura que el granito o el acero, por lo que es imprescindible la toma de conciencia.

Cuando descubrimos y constatamos, que detrás de cada síntoma o cada bloqueo existencial, opera un código que dábamos por inamovible, y lo identificamos como el compuesto real causante de determinado proceso, (la famosa enfermedad), nos podemos permitir entonces asumir la responsabilidad de ese proceso creativo, y podemos comenzar a accionar desde la base última de la que pende nuestra propia vida, es decir, una creencia, porque ahora sabemos que es nuestra vida la que está en juego…
BR.- ¿De qué tipos de códigos estamos hablando?

JV.- Hablamos de códigos morales transgeneracionales, todas aquellas creencias que generaron un cargo vivido de manera tóxica para nuestro entendimiento. El pecado y los emociones reprimidas, las vidas frustradas, los casamientos interesados y todo lo que nos alejó de una vida entendida desde la coherencia con lo que somos, con el perdón y con la base amorosa que nos conecta con esa esencia común, ya desprendida de los egos que lo tergiversaron todo.

BR.- ¿Nos podrías adelantar algunas claves para alinearnos con la coherencia y la tan ansiada excelencia?

JV.- De alguna manera, hemos entrado en una confluencia en la que muchas conciencias están despertando… y se cuestionan sobre una nueva manera de entender la vida en el universo que nos rodea. La clave de todo está en recuperar nuestro centro a nivel emocional y encontrar respuestas comunes, aquellas que nos acercan a una posibilidad incuestionable y sensata, basada en el respeto a ese “amor propio” como algo sagrado, desde donde activar y accionar de manera independiente y asumiendo por fin toda responsabilidad.

(Continuará…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada